Master Brand

Cómo jugar con tu gatito

Compartir en
Intro Text
Descubre las mejores formas de invitar a jugar a tu gatito.

Jugar con tu gatito no significa solamente diversión y buenos momentos, es una actividad esencial para ayudarle a tu amigo felino a mejorar su coordinación, sus habilidades sociales y su desarrollo físico y mental.
Content
Image
Gatito jugando

La importancia de jugar con tu gatito

Los gatitos nacen con instintos fuertes que les sirven para sobrevivir en la naturaleza. Sin embargo, los gatitos domesticados, que quizá nunca tendrán que depender de estos instintos para cazar u ocultarse, los usarán para jugar. El juego a menudo es una demostración de estos instintos, pues al jugar acechan a su “presa” (un ratón de juguete, por ejemplo), se lanzan sobre ella y la capturan.

Si tu gatito fue separado de la camada cuando todavía era muy joven, quizá no haya aprendido aún los comportamientos de juego adecuados, por lo que te tocará a ti enseñarle a jugar de manera agradable.

Juegos que puedes jugar con tu gatito

A los gatitos les encanta perseguir, escalar, esconderse y lanzarse de un sitio a otro, así que intenta incorporar estas actividades cuando jueguen. Estas son algunas sugerencias.

  • Usa señuelos emplumados, cañas de pescar de juguete y lámparas de luz láser para las actividades en las que acecha y persigue (nunca dirijas el láser a los ojos de ningún animal y siempre permite que tu gato atrape el juguete al final del juego).
  • Con un armazón para escalar le ayudarás a tu gatito a desarrollar mejor su equilibrio y movilidad.
  • Ofrécele un poste rascador para que satisfaga el instinto felino natural de afilarse las garras... y para que las mantenga lejos de tus muebles.
  • Dale a tu gatito juguetes a los que pueda tratar como presas para que pueda practicar y perfeccionar su técnica de ataque.

Juguetes populares para gatitos

Tu joven gato disfrutará jugar con juguetes tanto como lo disfrutaría un niño humano. Estos son algunos de los juguetes para gato más populares.

  • Ratones o pelotas afelpados: se divertirá golpeándolos, persiguiéndolos y trayéndolos de aquí para allá. A fin de evitar el riesgo de asfixia, asegúrate de que los juguetes que le ofrezcas estén diseñados para gatos.
  • Cajas rompecabezas: estos juguetes están diseñados para estimular la curiosidad y la agudeza mental del gato. Introducir una golosina en la caja puede servir para captar su atención y ayudarle a interactuar con el juguete.
  • Señuelos emplumados, estambre y listones: estos juguetes fomentan el instinto natural del gatito de perseguir y atacar. Ten cuidado con el estambre y los listones, pues podrían enredarse en el cuello de tu gatito y también podrían provocarle un bloqueo intestinal si se los llega a tragar.
  • Cajas de cartón, túneles y bolsas de papel: Son excelentes para jugar a las escondidas. Evita las bolsas de plástico, pues suponen riesgo de asfixia.

Una breve pero importante advertencia: evita usar tus dedos (de manos o pies) durante el juego. Establecer este límite desde ahora puede evitar que tu gatito adquiera el hábito doloroso de mordértelos cuando crezca. Si tu gatito comienza a mostrarse agresivo hacia ti, si se esconde y te ataca mientras vas pasando, por ejemplo, debes detenerte y distraerlo con un juguete.

Cuándo jugar con tu gatito

Los gatitos a menudo están más alerta durante las primeras horas de la mañana y por la noche, así que estas son las horas ideales para jugar. Usa uno de sus juguetes favoritos y haz que las sesiones de juego sean breves: de 10 a 15 minutos un par de veces cada día servirán para atraer la atención de tu gatito en la medida suficiente para hacer que explore, juegue o duerma por su cuenta durante el resto del día.

Qué hacer y qué no hacer al jugar con tu gato

Qué hacer

  • Juega con él en sesiones breves todos los días: bastarán de 10 a 15 minutos para tenerlo contento.
  • Permite que tu gato atrape y arrastre el juguete al final de cada juego para satisfacer su instinto predatorio.
  • Ofrécele una variedad de juguetes, en especial juguetes con forma de presa (por ejemplo, de ratón).

Qué no hacer

  • Nunca uses tus dedos, ni de manos ni de pies, como juguetes durante las sesiones de juego. Si lo haces, tu gatito podría adquirir un mal hábito (un hábito doloroso para ti).
  • Nunca lo golpees ni le grites cuando atrape algo o se lance contra algo. Gritarle o golpearlo hará que te tema.
  • Nunca obligues a tu gato a jugar o a aprender algo. Algunos gatitos prefieren jugar menos que otros. Encuentra el equilibrio correcto para tu mascota.

Enseñarle a tu gatito a jugar de manera amistosa no solo les ayudará a ti y a tu familia a evitar mordidas y arañazos dolorosos, sino que también fomentará habilidades sociales adecuadas en tu gato y le servirá para desarrollar sus reflejos y su coordinación. Si procuras que estas actividades sean breves y positivas, sin duda tu gatito se convertirá en un adulto feliz y saludable.

Etiquetas
Compartir en