Master Brand

Guía para entrenar cachorros: las primeras semanas

Compartir en
Intro Text
Entrenar a un cachorro puede ser una tarea difícil, pero seguir los pasos adecuados para enseñarle a no ensuciar la casa, además de acostumbrarlo al uso de la correa y a socializar, puede servir para que tú y tu nueva mascota logren hacerlo con éxito.
Content
Image
Cachorro de labrador negro, mirando atento a su dueño durante un paseo

Recibir un nuevo perrito en casa es un momento muy emocionante para todos, incluso para el cachorro. Un nuevo cachorro puede ser un fantástico complemento para tu casa y tu familia, pero como ocurre con cualquier animal joven, debe aprender algunas cuantas reglas.

Comienza a entrenar a tu cachorro lo más pronto posible

Acostumbrarse a no ensuciar la casa, obedecer y socializar son habilidades importantes que todo perro necesita tener, y lo más recomendable es que comiences a enseñárselas cuanto antes. Enseñarle estas habilidades requiere constancia, paciencia y refuerzo positivo con el fin de crear buenos hábitos y desarrollar un vínculo sano con tu mascota.

Cómo enseñarle a tu cachorro dónde debe defecar y orinar

Enseñarle a tu nuevo cachorro a no ensuciar la casa debe ser la primera lección en la que debes trabajar con él. Puedes mostrarle los principios básicos de este comportamiento a partir de las ocho semanas de edad, aunque no debes esperar ni exigirle que aprenda de inmediato. Este entrenamiento por lo general tarda entre cuatro y seis meses, y es común que de vez en cuando tu cachorro tenga accidentes hasta los 12 meses, así que tenle paciencia.

Cómo enseñarle dónde debe defecar y orinar: entrenamiento de día vs. entrenamiento de noche

Puede ser útil que consideres el entrenamiento diurno y nocturno como etapas separadas.

De día, un cachorro de ocho semanas de edad probablemente necesite orinar por lo menos cada hora, y quizá defeque poco después de comer. Sácalo con frecuencia durante el día para que se acostumbre a tener un horario que le ayude con el entrenamiento.

Este es un horario de ejemplo para acostumbrarlo a salir a orinar o defecar:

  • a primera hora de la mañana
  • después de cada comida
  • después de que beba más que unos cuantos sorbos de agua
  • una vez cada hora
  • una vez antes de la hora de dormir

Mantén libre de juguetes y distracciones el área que designes para que tu cachorro orine y defeque. No juegues con tu cachorro mientras esté orinando/defecando. Felicítalo cuando termine. No olvides que las heces de los perros son una fuente común de parásitos y enfermedades; por lo tanto, cada vez que tu cachorro defeque, debes recoger sus heces con una bolsa desechable y depositarlas en el bote de basura.

Si tu cachorro no orina/defeca cuando lo sacas, llévalo de vuelta al lugar donde duerme (a los animales no les gusta ensuciar donde duermen) e intenta sacarlo pocos minutos después. Un consejo útil: da un silbido bajo y prolongado cada vez que tu cachorro orine; de esta forma, pronto asociará el silbido con una orden, ¡y listo!, habrás entrenado a tu cachorro para que orine al oír tu silbido. Verás que esto es muy útil antes de ir a dormir o de viajar en auto.

El objetivo es evitar la mayor cantidad posible de accidentes desde temprana edad. A medida que tu cachorro crezca necesitará salir con menor frecuencia durante el día.

Los cachorros por lo general pasan más tiempo sin orinar durante la noche. Un cachorro de ocho semanas normalmente puede esperar entre cuatro y cinco horas sin tener que orinar, y ese periodo aumenta a entre cinco y seis horas para cuando cumple alrededor de 12 semanas de edad. A los cuatro meses, tu cachorro debe poder dormir toda la noche sin interrupciones para ir al baño.

Es conveniente que utilices una jaula para entrenar a tu perro por la noche, con su cama separada del resto de la jaula. Dale su última comida del día varias horas antes de ir a dormir. Para evitar accidentes desagradables durante la noche, no permitas que tu cachorro se vaya a dormir hasta que haya orinado y defecado.

Por último, nunca lo reprendas si tiene un accidente, pues solo le enseñarás que orinar o defecar es una acción mala y es posible que se muestre renuente a hacerlo, incluso fuera de casa.

Socialización del cachorro

Hay muchas cosas a las que tu cachorro aún no está acostumbrado, por ejemplo a los niños, al ruido y a otros animales. Enseñarle al cachorro a socializar desde pequeño puede ayudarle a aclimatarse al ambiente humano. La socialización correcta de los cachorros los hace menos propensos a desarrollar problemas de conducta y puede evitar que adquieran temores y fobias en el futuro. Nunca creas, por ejemplo, que es divertido perseguirlo con la aspiradora.

Debes presentarle a tu cachorro la mayor cantidad de personas y situaciones sociales diversas. Exponlo paulatinamente al ruido del tráfico y de lugares concurridos, y deja que tu cachorro vea objetos grandes que se mueven o caen.

Antes de que presentes a tu cachorro ante otros animales, quizá en clases de entrenamiento de cachorros, asegúrate de que esté al corriente con todas sus vacunas y con su control antiparasitario (en particular antihelmínticos). Mantén a tu cachorro a una distancia segura de otros perros y no lo obligues a acercarse. Sea cual sea la situación, siempre prémialo cuando permanezca tranquilo.

Cómo entrenar a tu cachorro para que pasee adecuadamente con correa

Todo perro necesita aprender a pasear sin problemas con correa, ya sea por su propia seguridad o porque así lo dispongan las leyes. Sin embargo, muchos cachorros suelen tirar de la correa, y eso dificulta los paseos para el dueño y para la mascota. Para acostumbrarlo a pasear con correa, comienza el entrenamiento en una zona cerrada y sujeta la correa al collar. En vez de tomar la correa, deja que el cachorro recorra el lugar con la correa suelta.

Una vez que se sienta a gusto con ella, toma la correa y dale a tu cachorro algunos premios mientras lo sujetas. Si jala la correa, suéltala e inténtalo después de unos 5 a 10 minutos. Con el tiempo y un poco de práctica, tu cachorro se acostumbrará al uso de la correa y estará listo para aprender a pasear sin tirar de ella.

Los paseos sin tirar de la correa le dan a tu cachorro la libertad suficiente para explorar el entorno mientras lo adiestras para que siga tu paso. Cuando tu cachorro se sienta cómodo al pasear sin tirar de la correa, trata de presentarle suelos con diferente textura, por ejemplo pasto, grava, virutas de madera y similares.

Cómo enseñarle a tu cachorro a caminar junto a ti

Ya que tu cachorro se acostumbró a pasear sin tirar de la correa, la siguiente etapa de su entrenamiento es la de aprender a caminar junto a ti. “Junto” es una orden importante para los cachorros a medida que progresan en su entrenamiento con el uso de la correa, pero llegar a este punto puede tomarte un poco de tiempo.

Comienza utilizando una correa corta con tan solo unos 5 cm de holgura, pues una holgura mayor dejará que tu cachorro se adelante, y eso es justo lo que tratas de evitar. Siempre haz que tu cachorro vaya del mismo lado de tu cuerpo (izquierdo o derecho) para evitar que se confunda. Comienza a caminar con tu cachorro. Si la correa no está tensa y el perro no se te adelanta, señala esta conducta diciéndole “bien” y “junto”.

Imagina que eres como un padre que lleva a su hijo pequeño de la mano mientras caminan en un lugar concurrido. Necesitas demostrar serenidad y determinación, sin permitir que el niño sea quien te conduzca. Cuando estén en un lugar en el que tu cachorro pueda tener más libertad, díselo con la orden “libre”, por ejemplo.

Entrenar a un cachorro es sumamente divertido y gratificante tanto para él como para ti. Siempre y cuando dediques tiempo suficiente y mantengas la calma, será una gran experiencia que recordarás por el resto de tu vida.

Obtén más información sobre diferentes formas de adiestrar a tu nuevo perro en esta guía sobre el entrenamiento de perros con el uso de un contador (clicker).

Compartir en