Master Brand

Cómo interpretar el lenguaje corporal de tu perro

Compartir en
Intro Text
El lenguaje corporal de tu perro puede darte mucha información sobre cómo se siente. Conoce los signos a los que debemos prestar atención y lo que podrían significar.
Content
Image
Perro bostezando, echado en la hierba

Los perros usan sus ojos, orejas, cola y otras partes del cuerpo para comunicar la forma en que se sienten con respecto a personas, lugares y situaciones. Comprender el lenguaje corporal de tu perro es parte importante de la comunicación que estableces con él.

Es muy importante que observes si el comportamiento de tu perro o su lenguaje corporal cambian repentinamente de “feliz” a “nervioso” o “asustado”. El comportamiento o el lenguaje corporal de tu perro a veces pueden indicar que algo no anda muy bien con la situación actual.

Cómo saber si tu perro está feliz y relajado

Un perro relajado no parece tenso de ningún modo. Estos son los indicadores.

Boca:

La boca de un perro relajado suele estar ligeramente abierta.

Ojos:

La forma y el tamaño de sus ojos son normales, sin dilatación y sin que se les note la parte blanca.

Orejas:

Sus orejas suelen estar en la posición normal (relajadas y colgantes, no erguidas ni echadas hacia atrás).

Cola:

Si tu perro tiene levantada su cola en el aire, lo más probable es que se sienta seguro o emocionado. Y, por supuesto, también suele ser una buena señal que menee la cola. Si menea la cola con un patrón amplio y tranquilo, tu perro probablemente se siente feliz y contento.

Cómo saber si tu perro está alterado o nervioso

Ahora bien, ¿cómo puedes saber si tu perro está triste, nervioso o ansioso? Esta es una lista de algunos de los signos más comunes que manifiestan los perros y de lo que usualmente significan.

Cuerpo quieto:

Los perros a menudo se quedan quietos mientras valoran una situación y deciden si necesitan correr o pelear.

Encorvamiento o posición en la que su cuerpo parece ser más chico:

Es probable que tu perro esté asustado o haya adoptado una actitud sumisa para disminuir el riesgo de ataque de un perro dominante.

Los ojos parecen ser más grandes de lo normal:

Los ojos del perro pueden parecer más grandes cuando se siente amenazado o se torna agresivo.

Ojos entrecerrados:

Si un perro no se siente bien, puede parecer que entrecierra los ojos.

Orejas echadas hacia atrás:

si tu perro tiene las orejas echadas hacia atrás solo un poco, es probable que se esté mostrando amigable; sin embargo, si las aplana por completo o las mantiene pegadas a los lados de la cabeza, es probable que se sienta asustado o sumiso.

Bostezo:

Por supuesto, el bostezo puede significar simplemente que tu perro está cansado. Pero, si bosteza mucho, también podría significar que está estresado o nervioso, pues los perros a veces bostezan para tranquilizarse.

Se lame los labios, saca y mete la lengua, babea:

Muchos perros a menudo se lamen los labios, sacan y meten la lengua o babean por otros motivos, pero si ves con mucha frecuencia una o más de estas acciones en tu perro, podría tratarse de un indicador de estrés.

Boca cerrada:

Cuando un perro tiene la boca cerrada, es un indicador de que está alerta y se está preparando para la acción. 

Cómo saber si un perro está asustado o está siendo agresivo

Presta mucha atención si tu perro, u otro perro, muestra señales de temor o agresión. Trata de quitar rápido a tu perro de situaciones que puedan desencadenar una respuesta de miedo o agresión. Si tu perro exhibe con frecuencia comportamientos agresivos, quizá también necesites consultar a un entrenador.

Orejas levantadas u oído aguzado:

Las orejas levantadas o el oído aguzado normalmente significan que tu perro está alerta y preparado para la acción. Dirigirá sus orejas hacia lo que esté atrayendo su interés. También puede ser una señal de agresión.

Cola baja o cola entre las patas:

Tu perro puede estar incómodo, nervioso o asustado.

Agita la cola con rapidez:

Si tu perro mueve la cola con rapidez y a la vez tiene una postura corporal defensiva y una cara tensa, o si ladra mucho, podría estar demasiado emocionado o frustrado. Ten cuidado cuando te le acerques.

Postura erguida/con la apariencia de que su cuerpo es más grande:

Esta es una señal de firmeza o agresividad.


Muestra los dientes o gruñe:

Mostrar los dientes o gruñir son formas muy comunes con las que un perro nos dice (o le dice a otro perro o animal) que no nos acerquemos. Un perro que esté indicando su intención de agredir a menudo retrae sus labios para mostrar los dientes mientras arruga la parte superior del hocico.

Lanzar la mordida o mordisquear:

Esta es una clara advertencia de que debes alejarte, y por lo general significa que el perro se siente amenazado. (Lanzar la mordida y mordisquear también son comportamientos muy comunes de los cachorros, pero hay que enseñarles desde pequeños que no está bien morder).

Morder y retener:

Estas acciones demuestran la intención del perro de causar daño y pueden ser una señal de ataque o ferocidad. Consulta al veterinario o a un entrenador canino profesional para asegurarte de que tú, tu perro y quienes lo rodean estén seguros.

Image
Labrador negro parado en la hierba verde

En definitiva, conocer la forma en la que tu perro se comporta y reacciona normalmente ante diversas situaciones te ayudará a distinguir si se siente a gusto, nervioso o quizá temeroso. Estas pistas del lenguaje corporal también pueden servirles a ti y a tu perro para mantenerse seguros al interactuar con perros nuevos o desconocidos.  

Obtén más información: los trucos que implican obediencia ―como “¡sentado!” y “¡suelta!”― pueden ayudarte a hacer que tu perro se sienta cómodo y relajado en situaciones nuevas. 

Etiquetas
Compartir en