Master Brand

Cómo entrenar a tu gato a usar el arenero

Compartir en
Intro Text
Entrenar a tu gato a usar el arenero no debe ser algo difícil o caótico.

Traer un gatito a casa es emocionante tanto para él como para tu familia. Tendrás muchas ganas de jugar con él y enseñarle todo el lugar, pero entrenarlo a usar el arenero es fundamental para hacerlo sentir cómodo en casa. Te presentamos cinco maneras sencillas para toda la familia.
Content
Image
Gato devon rex sentado en la caja de arena

1. Elige el arenero adecuado para tu gato

Todos los gatos buscarán de manera instintiva lugares parecidos a la arena para hacer lo suyo, y aun así puedes tomar acciones para motivarlos a usar el arenero. De acuerdo con los expertos en el comportamiento de gatos, la mayoría de los dueños compran areneros demasiado pequeños para el tamaño de su gato. Una pista para elegir el mejor arenero para tu gato es que al menos su tamaño sea del doble de tu gato.

El diseño del arenero también puede afectar el éxito del entrenamiento con tu gato y el uso del arenero. Los gatos adultos a menudo tienen condiciones como artritis que podrían dificultarles usar un arenero con sus lados muy altos, para ello mejor busca diseños con los lados más bajos. A algunos gatos no les gustan los areneros con tapa. Si a tu gato le está siendo difícil el entrenamiento con el arenero, la solución puede ser tan sencilla como buscar un modelo distinto y ¡listo!

2. Escoge la arena adecuada

Experimenta con distintos tipos de arena para ver cuál es la mejor para tu gato y para ti. Los dos tipos de arena más conocidos son:

  • La arena aglutinante que forma grumos al estar expuesta a la humedad. Este tipo de arena facilita la limpieza del arenero, sólo es cuestión de recoger los grumos y agregar más arena al arenero. La arena aglutinante normalmente está hecha de arcilla absorbente que puede ser polvorienta y no es biodegradable, pero también puedes comprar otro tipo de arena que no genere polvo y sea biodegradable, como las hechas de fibras vegetales.
  • La arena no aglutinante está hecha de distintos materiales, como cristales de sílice seco. Es un tipo de arena más cara que suele durar más, no es polvorienta y sí es biodegradable. Otro tipo de arenas no aglutinantes hechas de papel reciclado biodegradable o bolitas de madera de pino son absorbentes y no generan polvo, pero necesitarán limpiarse con mayor frecuencia.

Si adoptaste un gato adulto, trata de usar la arena que usaban con su dueño anterior.

3. Dónde colocar el arenero

Donde coloques el arenero es tan importante como su tamaño y el tipo de arena que uses. Deberás colocar el arenero en un lugar tranquilo, accesible y lejano al plato de comida. En cuanto llegue el gato a casa, enséñale dónde está el arenero y dale un premio después de usarlo por primera vez.

Si tienes un gatito, motívalo de manera juguetona a usar el arenero poniéndolo ahí varias veces en el día, como al despertar y después de cada comida. Como los humanos, los gatos prefieren la privacidad al hacer lo suyo, así que déjalos solos cuando estén en el arenero. Para revisar si tu gato ya usó el arenero, espera un tiempo después de que haya estado ahí.

4. Limpia el arenero constantemente para motivarlo a que regrese

Los gatos suelen ser muy limpios y no usarán un arenero que no haya sido limpiado por mucho tiempo. Saca los grumos de arena con cierta frecuencia durante el día. Te recomendamos cambiar toda la arena cada semana: limpia el recipiente con un desinfectante nada agresivo, enjuágalo y rellénalo de arena.

5. Ponle más de un arenero

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que cada gato debe tener su propio arenero, más uno adicional, por cualquier cosa.

A los gatos adultos les es más difícil usar su arenero, entonces asegúrate de ponerle varios areneros para que no tengan que moverse mucho para encontrar uno.

Qué debes hacer si tu gato no usa su arenero

Si a tu gato le es difícil usar el arenero, o de pronto deja de usarlo, sigue estos sencillos pasos:

  • Sin importar la edad de tu gato, si de pronto deja de usar el arenero o defeca por cualquier lado de la casa, haz una cita con el veterinario para descartar cualquier anomalía médica. Las infecciones de las vías urinarias (IVU), la cistitis idiopática felina y las piedras en la vesícula pueden causar dolor al orinar y desmotivar la micción de tu gato.
  • Si tienes varios gatos, asegúrate de que otros gatos no estén afectando al nuevo para usar alguno de los areneros disponibles. Tener varios areneros disponibles en casa puede ser la solución al problema.
  • Revisa el nivel de arena en cada recipiente. La mayoría de los gatos prefieren poca cantidad de arena, no más de 5 cm de profundidad.
  • Si tu gato es muy especial, ten un arenero exclusivo para él.

Tu nuevo gato podrá tener varios accidentes, en especial cuando es pequeño, pero si te mantienes en su entrenamiento y lo acaricias constantemente, cuando te des cuenta, ya estará perfectamente entrenado.

Compartir en