Master Brand

Cuatro formas de evitar que tu gato rasque objetos dentro de casa

Compartir en
Intro Text
¿Tu gato suele rascar objetos cuando está en casa? Aquí te decimos cómo puedes enseñarle a tu gato a usar un poste rascador para que deje de arañar los muebles, las cortinas y otros lugares de tu casa.
Content

Los gatos pasan mucho tiempo con las garras retraídas por seguridad, particularmente cuando están cerca de sus dueños. Sin embargo, sin oportunidades adecuadas para rascar y mantener sus garras en buenas condiciones, los artículos domésticos (sillones, tapices, cortinas o alfombras, por ejemplo) podrían ser objeto de los arañazos en los que los gatos domésticos podrían canalizar su necesidad de rascar.

Comprender los motivos por los que tu gato rasca es el primer paso para evitar que ese comportamiento se convierta en un problema y para mantener a tu gato debidamente estimulado y feliz.

Image
Gato arañando un sillón

¿Por qué los gatos rascan?

Los gatos pueden rascar objetos en la casa por diversos motivos. Si tu gato lo hace, es importante averiguar el motivo de ese comportamiento para poder solucionarlo. Estas son algunas de las causas más comunes por las que los gatos rascan.

Para mantener sanas sus garras

Las garras de los gatos crecen y se renuevan constantemente; rascar favorece que las viejas cubiertas de las garras se desprendan y dejen expuestas las garras nuevas (y más afiladas). Con frecuencia puedes encontrar estas cubiertas encajadas o dispersas en los lugares donde a tu gato le gusta rascar.

Para marcar su territorio

Rascar deja mensajes visuales y aromáticos con los que un gato advierte a los demás gatos que él vive ahí. Ese podría ser el motivo si tu gato rasca cerca de la puerta o de la entrada para gatos.

Para llamar tu atención

Los gatos pueden parecer distantes, pero a la mayoría de ellos les encanta interactuar con las personas y rascar puede ser una forma de hacer que los observes.

Porque se siente bien

Rascar ayuda a ejercitar los músculos de la espalda y los hombros, y cualquiera que viva con gatos sabe bien que a ellos les encanta rascar.

Cómo evitar que los gatos arañen los muebles

Rascar es una actividad de autocuidado saludable y productiva para los gatos. Darle a tu gato oportunidades adecuadas para rascar te permitirá mantenerlo sano y conservar enteros tus muebles. Puedes fomentar comportamientos positivos para que no rasque donde no debe y reducir este hábito potencialmente destructivo de varias maneras.

1. Dale un sitio alternativo en el que pueda rascar

Si tu gato rasca para afilar sus garras, la solución evidente es comprarle un poste rascador como objetivo sustituto.

Coloca el poste rascador frente al sitio que tu gato suele arañar y frota suavemente sus garras contra el nuevo poste para animarlo a rascar. Los postes para rascar están diseñados tomando en cuenta la necesidad felina de rascar y es muy probable que tu gato prefiera usar el poste en vez de otros objetos domésticos.

2. Dale premios para motivarlo a canalizar de otra forma su necesidad de rascar

Quizá has estado animando a tu gato de manera amable y paciente para que use el nuevo poste rascador, pero a él no le interesa en absoluto. Si ese es el caso, prueba usar premios tentadores.

Coloca los premios en la parte superior del poste y haz que tu gato vea que le prestas toda tu atención cuando encuentre el premio. Ahora trata de bloquear los lugares que solía arañar; con suerte, tu gato aprenderá a amar su nuevo poste y se olvidará de arañar tus muebles.

3. Ayuda a tu gato a sentirse más seguro

Si tu gato rasca cerca de la puerta, de la ventana o de la entrada para gatos, es posible que se sienta inseguro en su territorio. Para ayudar a tu gato a sentirse menos estresado puedes hacer lo siguiente.

Instala una entrada abatible para gatos

Una puerta que se active con el microchip e impida la entrada de gatos intrusos le dará a tu gato mejor acceso a su territorio.

Limpia los lugares en los que tu gato rasca

Quitar el olor puede disuadir a tu gato de arañar el mismo lugar una y otra vez.

Simplifica tu casa

Restringe el acceso a ciertas habitaciones “no esenciales”. Tu gato se sentirá poco a poco más cómodo en las habitaciones principales, como la cocina, la sala y el recibidor.

Crea plataformas altas donde pueda posarse

De esta forma, tu gato puede explorar su territorio desde lo alto y sentirse más seguro de que tu casa está libre de intrusos.

Ayuda a tu gato a dejar marcas de olor en la casa

Los gatos tienen glándulas odoríferas en las mejillas y por eso suelen frotar su cara en diversos objetos. Frota las mejillas de tu gato con un paño para recolectar un poco de su olor y luego frota el paño en diversos sitios de la casa para ayudar a que tu gato se sienta más relajado en su territorio.

No le grites ni lo castigues por rascar

Esto puede generarle más estrés y aumentar su propensión a rascar.

Image
Gato escocés pelo corto gris rayado se rasca en un rascador

4. Juega con tu gato y haz que se ejercite

A muchos gatos les encanta la atención de sus amigos humanos, pero no siempre saben bien cuál es la mejor forma de atraerla. Tu gato quizá haya descubierto que lo ignoras cuando usa el poste rascador, pero definitivamente le prestas atención cuando lanza unos cuantos arañazos en tu nuevo sofá.

Pasar más tiempo jugando con tu gato y darle juguetes puede ayudar a reducir su necesidad de rascar. Además, recompensar de forma positiva a tu gato y prestarle mucha atención cuando use el poste rascador “oficial” puede ayudar a moderar su comportamiento.

Sobre todo, recuerda que para los gatos rascar es un comportamiento natural que no debe reprimirse. En vez de ello, con persuasión y un estímulo adecuados, tu gato puede encontrar una mejor manera de realizar este comportamiento natural en el poste rascador designado.

Etiquetas
Compartir en