Master Brand

Cuatro trucos nuevos que puedes enseñarle a tu perro

Compartir en
Intro Text
Aprovecha esta guía detallada para enseñarle a tu perro a hacer cuatro asombrosos trucos, como “rueda” y “saluda”.
Content

Entrenar a tu perro para que haga trucos puede ser una experiencia divertida y enriquecedora para él y para ti. Los perros disfrutan el entrenamiento porque reciben mucha atención, estímulos mentales y premios. En tu caso, entrenar a tu perro puede ser una forma gratificante de vincularte con él.

Con las técnicas adecuadas y suficiente práctica, casi cualquier perro puede aprender a hacer los siguientes cuatro trucos.

Image
Pastor australiano da la pata

Truco 1: dar la pata

Aunque este truco parece impresionante, en realidad es muy fácil que tu perro lo aprenda. Sigue estos pasos:

  1. Comienza con un premio oculto en tu puño cerrado.
  2. Tu perro lo olerá y tratará de obtenerlo. Mantén tu puño cerrado. El instinto natural de la mayoría de los perros les hace extender la pata hacia algo que no pueden alcanzar con la boca.
  3. Cuando tu perro toque tu mano con su pata, dile “¡sí!” o acciona el contador ("clicker", si tienes uno) y dale el premio.
  4. Repite el procedimiento hasta que tu perro de rápido su pata cada vez que le extiendas tu mano cerrada.
  5. A continuación, ofrécele tu mano vacía y extendida. Cuando ponga su pata sobre tu mano, ofrécele un premio.
  6. Ve aumentando el tiempo que tu perro mantiene su pata en tu mano antes de darle el premio.
  7. Luego, añade una indicación verbal (por ejemplo, “¡pata!”) antes de ofrecerle la mano extendida. Después de repetir la lección unas cuantas veces, tu perro habrá aprendido el truco.

Truco 2: rueda

La repetición es la clave para enseñarle a tu perro el truco de rodar. Cuantas más veces efectúe tu perro los siguientes pasos, mejor aprenderá el truco.

  1. Comienza con tu perro echado en el suelo. Quizá primero debas darle la orden “abajo”.
  2. Cuando esté echado, acerca a su nariz un premio, pero no sueltes el premio. Mueve la mano hacia un lado, sobre el hombro de tu perro, para que deba levantar la cabeza y echarse de costado para obtenerlo. Suelta el premio.
  3. Ofrécele de inmediato otro premio, de nuevo sin soltarlo, y anima a tu perro a impulsarse y rodar. Pon el premio ligeramente fuera de su alcance, en el suelo, de modo que deba rodar hasta él para conseguirlo. Si tu perro lo alcanza, felicítalo y dale otro premio.
  4. Sigan practicando; quizá te lleve algún tiempo conseguir que tu perro ruede con soltura usando solo un premio.
  5. Después de varios giros exitosos, dale la orden “rueda” y omite poco a poco el premio.

Truco 3: gira

Podría parecer que este truco está reservado para los entrenadores caninos profesionales, pero cualquiera puede dominarlo con bastante facilidad.

  1. Sostén un premio cerca de la nariz de tu perro, sin soltarlo. Usa el premio para incitar a tu perro a girar en un círculo. Cuando haya completado el giro, dile “¡sí!” o acciona el contador y dale el premio.
  2. Sigan practicando y asegúrate de girar el premio siempre en la misma dirección. Ve si puedes hacer que tu perro dé dos giros seguidos antes de darle el premio; ¡si lo logra, será un progreso excelente!
  3. Ahora intenta el truco usando la misma mano, pero sin premio. Recompensa a tu perro con un premio cuando complete el giro, pero dáselo con la otra mano. Esto le enseñará a obedecer la señal manual.
  4. Si lo deseas, perfecciona la señal manual (por ejemplo, de modo que parezca que señalas hacia tu perro) y mueve tu mano lentamente alejándola de la nariz de tu perro. Sigue recompensándolo con un premio cada vez que te obedezca.
  5. Añade una indicación verbal (por ejemplo, “¡gira!”) antes de la señal manual.
  6. Con el tiempo, después de mucha práctica, tu perro podrá girar solo con la indicación verbal. Si no lo hace, no te preocupes. No todos los perros alcanzan esta etapa.

Truco 4: ¡saluda!

Un saludo con reverencia puede ser el final perfecto después de hacer una demostración de todos los trucos nuevos de tu perro. Para que tu perro “haga una reverencia”, inclinará su cuerpo hacia el frente apoyándose en los codos, con el pecho contra el suelo. La parte trasera de su cuerpo quedará en alto.

  1. Tu perro debe estar parado en sus cuatro patas al comienzo del truco. Para ello, resulta útil que aprenda a levantarse cuando se lo ordenes.
  2. Sostén un premio en la punta de la nariz de tu perro y muévelo lentamente hacia el suelo, cerca de su cuerpo, invitándolo a agacharse hasta que extienda sus patas delanteras en el suelo, con la parte posterior del cuerpo sostenida sobre sus patas traseras.
  3. A algunos perros les resulta un poco difícil comenzar a hacer esta postura. Si a tu perro se le dificulta comprender el truco, trata de colocar un brazo debajo de su estómago para que mantenga la parte posterior de su cuerpo en alto, y mueve el premio con tu otra mano para motivarlo a inclinarse. Repite el procedimiento hasta que tu perro comprenda el movimiento deseado.
  4. Haz que tu perro mantenga la reverencia y luego usa el premio para motivarlo a levantarse de nuevo. Dile “¡sí!” o acciona el contador y dale el premio.
  5. Sigue repitiendo y practicando el truco. Con el tiempo, añade una palabra o frase indicadora (por ejemplo, “¡saluda!”) antes de que comiences el truco. En poco tiempo tu perro aprenderá a hacer la reverencia al escuchar la indicación.
Etiquetas
Compartir en