Master Brand

Gatos y perros obesos: cómo controlar y prevenir el aumento de peso en tu mascota

Compartir en
Intro Text
Aquí te decimos cómo proteger a tu mascota de los peligros de la obesidad y cómo ayudarla a mantener un peso saludable.
Content
Image
Gato obeso

La obesidad es un problema común en las mascotas, pero se puede prevenir. Aunque quizá nos sintamos tentados a consentir a nuestras mascotas con premios o sobras de comida, es importante tener en cuenta su salud y ofrecerles una dieta completa y equilibrada, además de ejercicio regular.

La siguiente información te ayudará a entender qué es la obesidad, cuáles son sus efectos y cómo prevenirla en tu mascota.

¿Qué es la obesidad en las mascotas?

La obesidad es la acumulación excesiva de grasa corporal. Se presenta cuando tu mascota ingiere más calorías en los alimentos de las que gasta en sus actividades diarias. Ciertas enfermedades y medicamentos también favorecen la obesidad.

Una vez que una mascota se ve afectada por el sobrepeso, puede ser difícil que regrese a su peso ideal. Si tienes alguna inquietud acerca del peso de tu mascota, es importante que busques asesoramiento [[veterinario]] lo más pronto posible.

Peligros que corren las mascotas obesas

La obesidad puede reducir la esperanza de vida de tu mascota y disminuir su calidad de vida. Una mascota con sobrepeso tiene menos deseos de hacer ejercicio y menor aptitud física, y esto a su vez favorece la obesidad, lo cual crea un círculo vicioso. Un gato o perro inactivo se vuelve más susceptible al cáncer y a muchas otras enfermedades peligrosas y graves.

¿Cómo puedo saber si mi mascota tiene sobrepeso?

Se considera que un animal tiene sobrepeso si su peso corporal es entre 10 y 20 % mayor que el ideal. Consideramos que un animal es obeso si su peso supera el valor ideal en más de 20 %.

Puedes darte una idea de la condición del peso de tu mascota si observas su perfil. Busca estos dos indicadores del peso ideal.

  • Cuando puedes sentir fácilmente (pero no ver) sus costillas y su columna vertebral.
  • Cuando su cintura se aprecia con claridad desde arriba y de costado.

El siguiente diagrama representa la condición corporal ideal de un perro o gato. Observa las cinco formas distintas de la cintura.

¿Cuál es la causa de la obesidad en perros y gatos?

La combinación de demasiado alimento y muy poco ejercicio puede hacer que un perro o gato desarrolle sobrepeso. Sin embargo, existen varios otros factores que pueden causar obesidad en las mascotas.

  • La vida en interiores puede aumentar el riesgo de desarrollar obesidad, en especial para las mascotas que viven en departamentos.
  • Dejar que las mascotas (particularmente los gatos) coman todo lo que deseen también puede aumentar el riesgo de que padezcan obesidad.
  • Los perros de razas grandes y gigantes corren mayor riesgo de desarrollar obesidad. Los perros de algunas razas pequeñas y de cara chata también pueden correr mayor riesgo.
  • La esterilización puede reducir los niveles de energía y actividad de tu mascota y provocar que aumente de peso.
  • Los gatos mestizos pueden ser más propensos a subir de peso en exceso.
  • Algunas enfermedades, como la artritis, pueden reducir la movilidad de la mascota y volverla menos activa.

Habla con el veterinario sobre otras afecciones que pueden promover la obesidad y por las que tengas que reducir la cantidad de alimento que le sirves a tu mascota.

Cómo controlar y prevenir la obesidad en tu mascota

Antes de que comiences a limitar la cantidad de alimento que le das a tu mascota, consulta al veterinario para que valore con precisión su condición. La pérdida de peso debe ser gradual, pues de otra forma puede provocar problemas de salud. Por lo tanto, cualquier programa de reducción de peso debe tener supervisión profesional.

Es de particular importancia prevenir problemas de peso en los cachorros (sean de gato o de perro) que están en desarrollo. Si un animal joven tiene problemas de peso, es muy probable que no tenga un peso corporal sano cuando sea adulto.

Dieta y premios

Dale a tu mascota la mejor nutrición posible y una dieta equilibrada con alimento Super Premium. Mejor aún, habla con el médico veterinario sobre la dieta más adecuada para tu mascota, según sus necesidades energéticas, su raza y su edad. Esto cobra especial relevancia si tu mascota tiene alguna afección por la que requiera una dieta especial.

En cualquier caso, ten en cuenta lo siguiente.

  • Si alimentas a tu mascota con comida de humanos (como sobras de comida), la expones a un mayor riesgo de que desarrolle obesidad, alergias y otros trastornos.
  • Si a tu gato le dejas el alimento servido para que coma cuando lo desee, entonces mide la ración diaria, divídela en varias porciones más pequeñas (entre dos y cuatro) y sírveselas a lo largo del día.
  • Es muy común que los gatos cacen y coman en exceso, así que no permitas que el tuyo salga de noche o colócale una campana en el collar para desalentar su comportamiento de caza.

Por supuesto, las mascotas adoran las golosinas, y por eso debemos tener cuidado con la cantidad de premios que les damos, en especial durante el entrenamiento. Cuando uses premios como apoyo para el entrenamiento, reduce de manera correspondiente la cantidad de alimento que le sirves. También puedes usar una porción de su ración diaria de alimento seco o trozos de verduras crudas (zanahoria o calabaza, por ejemplo) como recompensas o premios durante el entrenamiento.

Actividades y ejercicio

Ya hablamos mucho acerca de la importancia de ofrecerle una dieta sana a tu mascota, pero no olvidemos la otra mitad de la fórmula: asegúrate de que tu mascota tenga bastante actividad física con frecuencia. Todas las mascotas necesitan ejercicio diario, pero la actividad también les provee estímulos mentales necesarios.

  • En el caso de los gatos, la actividad puede incluir perseguir juguetes, salir a pasear con correa, jugar juegos con alimento o trepar en plataformas.
  • En el caso de los perros, el ejercicio puede incluir salir a pasear, correr, perseguir una pelota, los juegos de agilidad y nadar.

Por último, sabemos que puede ser difícil negarle un poco de alimento adicional a un perro que ruega o a un gato que se muestra persistente, pero vale mucho más la pena pensar en los beneficios duraderos que obtendrán con una dieta adecuada, un peso saludable y una vida larga y feliz.

Compartir en